¿Por qué a mi, por que ésto, por qué ahora?, de Robin Norwood - Capítulo 3 (parte 4)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Por qué a mi, por que ésto, por qué ahora?, de Robin Norwood - Capítulo 3 (parte 4)

Mensaje  Estrella el Vie Ago 28, 2009 11:17 pm

CÓMO ATRAEMOS LAS LECCIONES DEL AMBIENTE
La historia de Ardath ilustra el principio de atracción entre las distorsiones similares y muestra el funcionamiento de los ciclos de curación. Al igual que Jerry, era una víctima de incesto, pues había sufrido los abusos de su padrastro a lo largo de diez años. Pero ella no pudo reprimir el recuero de esos abusos; a diferencia de Jerry, vivió diariamente con él hasta los treinta y cinco años, momento en el que decidió someterse a terapia. Eligió a un sacerdote que se especializaba en tratar a adultos con “problemas de confianza”.
Este sacerdote-terapeuta solía requerir a sus pacientes que, mientras relataban incidentes traumáticos de la infancia, permanecieran tendidos en el suelo con los ojos vendados y se dejaran tocar y abrazar por él. Aunque esto era, supuestamente, un ejercicio para fortalecer la confianza, en el caso de Ardath no hizo más que fortalecer su sensación de intranquilidad. El sacerdote le aseguraba constantemente que, aunque tomaría tiempo, si perseveraba habría un avance. El avance se produjo un día en que Ardath, en ascuas por su desasosiego, se quitó súbitamente la venda y vio al ministro de pie ante ella, masturbándose. Su espanto y su repugnancia fueron intensos. Entre las excusas y explicaciones que el sacerdote balbuceaba, ella huyó del consultorio en medio de una tormenta emocional. En el curso de pocos días la abrumó una profunda depresión, acompañada por un irracional sentimiento de culpa por haber aceptado participar en el ejercicio de ojos vendados, con lo cual había provocado, quizá, la conducta del hombre.
Aun más desconfiada que antes, pero casi incapacitada por la depresión, acabó por buscar nuevamente ayuda; en esa ocasión recurrió a una terapeuta. Esta profesional, que reconoció la ira oculta bajo la depresión de Ardath, la instó a presentar una demanda legal. Con el apoyo de la nueva terapeuta, Ardath pasó dos años aplicando una presión incesante al fiscal de distrito que estaba a cargo del caso. Aunque varias mujeres más se habían presentado con relatos similares, ella era la única testigo dispuesta a prestar declaración, y el fiscal se mostraba renuente a iniciar la querella. Pero Ardath no cedió ni permitió que la cuestión se acallara.
Por fin el caso llegó a los tribunales y el sacerdote se declaró inmediatamente culpable. Así acabó todo. Ella había ganado la batalla librada a favor de la niñita que fuera, a quien nadie quiso escuchar, a la que nadie creía y que no tuvo defensor en todos esos años de maltrato. Ya adulta se convirtió en su propia defensora y, por lo tanto, efectuó su curación.
Una nota final para esta historia: algunos meses antes del horrible descubrimiento de Ardath, ya oí la voz de ese hombre en un contestador telefónico, al responder a una llamada suya por cuestiones comerciales. Aún no he podido olvidar su voz, siniestra y seductora al mismo tiempo. No obstante Ardath y otras mujeres confiaron en él al punto de hacer lo que indicaba, incluso tenderse en el suelo a sus pies, con los ojos vendados. ¿Por qué? ¿Cómo no percibieron que era tan obviamente indigno de confianza? Porque estaban iniciando otro ciclo de curación. Es preciso recordar que empeoramos antes de mejorar, que nos hundimos más y más en el problema a fin de rendirnos por fin a la curación, cualquiera sea.
La rendición hizo que Jerry aceptara revelar su secreto y consultara con un terapeuta; esto, a su vez, lo llevó a reconocer su historia de abusos y a iniciar una recuperación de doce pasos. Paul tuvo que perder lo que más amaba (su finca) para poder reconocer lo que su obsesión le había costado en términos de relaciones humanas. Y cuando Ardath renunció finalmente a desempeñar su pasivo papel de víctima, el ciclo de curación la llevó al indispensable paso siguiente: defender su propia causa y convertirse en abogada de la niña que fuera. En cada caso, podemos suponer sin miedo a equivocarnos que los temas tocados por esos ciclos de curación se prolongaban muy hacia atrás, envidas pasadas.
Los ciclos de curación reintroducen temas no resueltos en vidas anteriores, una y otra vez, hasta que se produce el descubrimiento. Cuando la conciencia es completa ya no resulta necesario continuar con los ciclos de curación en una dirección dada. (Nuestros Guías son, con frecuencia, las personas que fuimos en una vida en la cual se logró un ciclo de curación de especial importancia.)
Otra experiencia inolvidable que tuve algunos años atrás me aclaró para siempre, en parte, el misterio de cómo preparamos o iniciamos estos necesarios ciclos de curación.
Cierto día me reuní con dos mujeres, con las que debía arreglar algunos negocios, para almorzar en un elegante hotel de la costa marítima. Entramos juntas en el comedor y nos dirigimos a nuestra mesa, desde la cual se veía el puerto.
Mientras leíamos el menú una de ellas, Darla, se inclinó hacia nosotras para susurrar:

- ¡Muchachas! Si queréis saber cuál es el tipo de hombre que me atrae de verdad, es ese.
E inclinó la cabeza hacia el camarero que acababa de servirnos el agua. Hasta entonces yo no había reparado en él, pero en ese momento sufrí una desagradable sorpresa. La inmediata impresión que me causó su porte de buldog, los ojos juntos, el mentón saliente y la curva de los labios era la de un hombre con tendencias violentas, que muy posiblemente gustaba de humillar a las mujeres. Sólo puede comentar:

- ¿De veras? ¿Ese? A mí me parece peligroso.

Darla se limitó a sonreír.

- Bueno – dijo Lonnie, en tono confidencia -, ya que tocamos el tema, os voy a decir por qué me he sentado aquí, de espaldas al panorama. ¿Veis a ese hombre, el de allí? –Lo señaló con una mirada rápida por sobre el hombro, que se cruzó por un instante con la de él. –No ha dejado de mirarme desde que entramos.

Y era cierto. Ese hombre maduro y grueso, de traje muy fijo, reclinado en la silla, miraba a Lonnie como quien observa a una potranca purasangre en subasta antes de hacer una oferta. Al igual que el camarero de Darla, me resultó por completo invisible hasta que ella lo señaló. Había un decidido contacto energético que zumbaba entre ese hombre, obviamente poderoso y acaudalado, y Lonnie, tanto más joven, que ahora le sostenía abiertamente la mirada. Mientras tanto el camarero volvió a llenarnos los vasos de agua; era palpable la textura del intercambio entre él y Darla, callado, pero lleno de cara sexual.
Durante el almuerzo descubrí unas cuantas cosas sobre esas mujeres. Ambas se habían criado junto a padres alcohólicos que abusaron sexualmente de ellas. El de Lonnie heredó una considerable fortuna, que con el correr del tiempo fue reduciendo a la nada por su afición a la bebida y al juego. El padre de Darla, que ejercía violencia física y abusaba sexualmente, era un carcelero abandonado por su esposa cuando Darla era aún bebé. Volvió a casarse dos veces, ambas con mujeres muy seductoras en su conducta y en su modo de vestir, como Darla. Ella, morena y voluptuosa, tenía una larga historia de amoríos breves, generalmente con hombres mucho más jóvenes que ella y que solían ser violentos, adictos al sexo o ambas cosas a la vez. Nunca se casó, Lonnie se había casado dos veces, ambas con hombres bastante pasivos, adictos a la pornografía y con dinero heredado.
Durante el almuerzo con estas dos mujeres, mi experiencia fue una de las más iluminadoras en una vida dedicada a entender los principios de la atracción. Estaba presenciando cómo actúa la resonancia morfogenética (el principio según el cual las energías o vibraciones similares se atraen). Cada una de esas mujeres resonaba con cierta vibración: una, con codicia; la otra, con violencia; ambas con adicción sexual. Ellas me demostraron de qué modo cada uno de nosotros abraza inconscientemente su karma y elige las experiencias de su vida, mediante lo que invoca en su medio y lo que, a su vez, es evocado en sí mismo. De algún modo Lonnie comunicaba al magnate del comedor que, en verdad, estaba en venta al mejor postor, aunque él fuera algo demasiado agresivo para sus preferencias. Y Darla anunciaba al camarero que era tan sexualmente agresiva como él.

Resultaba fácil comprender que Lonnie y Darla repetirían sus patrones con los hombres, hundiéndose en problemas cada vez perores hasta que los temas subyacentes surgieran con fuerza a la conciencia. Pero al hundirse cada vez más, ellas mismas tendrían mucho de que acusarse. En otras palabras, en el proceso generarían mucho karma. Ese karma, activado por la resonancia morfogenética, continuaría produciendo ciclos de curación cada vez más drásticos. Mediante este principio de la atracción entre similares en el plano energético, tenemos una exposición básica del karma personal, familiar y grupal en acción.

_________________
ESTRELLA
avatar
Estrella
Admin

Cantidad de envíos : 916
Puntos : 2038
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 02/08/2009

Ver perfil de usuario http://tarotestrella.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué a mi, por que ésto, por qué ahora?, de Robin Norwood - Capítulo 3 (parte 4)

Mensaje  Mirna el Lun Mayo 20, 2013 7:55 pm

LA PERSONA QUE ME LO ENVIO ESTA TODAVIA ASOMBRADA DE LO OCURRIDO, YA QUE ELLA DICE QUE LO HIZO POR HACERLO Y QUE PIDIO ALGO QUE CREIA CASI IMPOSIBLE DE LOGRAR PROBEMOS. * Para ti mismo di el nombre de la unica persona del sexo opuesto con quien quieras estar (tres veces...)... * Piensa en algo que quieras lograr dentro de la proxima semana y repitelo para ti mismo(a) (seis veces)... * Piensa en algo que quieras que pase entre tu y la persona especial (que dijiste en el no. 1) y dilo a ti mismo/a (doce veces)... * Ahora haz un ultimo y final deseo acerca del deseo que escogiste. * Despues de leer esto tienes 1 hora para mandarlo a 15 temas y lo que pediste se te hara realidad en 1 semana. A la mayor cantidad de gente a quien lo mandes mas fuerte se hara tu deseo. Si tu escoges ignorar esta carta lo contrario del deseo te sucedera, o esto no sucedera jamas.............. Que tus días estén llenos de logros y tus noches de sueños copia y pega esto en 15 o + temas

Mirna

Cantidad de envíos : 29
Puntos : 31
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.