El hombre Piscis (II)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El hombre Piscis (II)

Mensaje  Saradia el Vie Ago 28, 2009 11:56 am

Recuerda que el Pez es sensible y que es fácil herirle. Su timidez se debe a que percibe dolorosamente sus propias limitaciones, sean cuales fueren, y las siente agudamente. Necesita saber que sus virtudes son reconocidas por alguien a quien él admira. Jamás debes de alentarle y estimularle. Es probable que haga incursiones por el yoga y el zen, o que experimente con las ciencias ocultas, y también que se interese por la astrología y la numerología, e incluso por la reencarnación. Como el Escorpio, en él es innata la comprensión de los principios esotéricos, y por lo general esas cosas le hacen bien: le ayudan a mantener la estabilidad de sus emociones y ofrecen un objetivo a su vívida imaginación. Los hombres Piscis se alteran de vez en cuando, pero es raro que su cólera sea violenta o duradera. Cuando ha pasado, las aguas vuelven a su placidez y la vida es tan pacífica como antes. Hay algunos neptunianos que vociferan un poco por la casa, pero son inofensivos. Para el Pez es casi imposible bramar, lo que se dice bramar, como Tauro, por ejemplo. ¿Ves la suerte que tienes?

Aunque a él mismo le resulta difícil sondearse, Piscis no tiene problema para ver con toda claridad las sutilezas ajenas. Engañarle es difícil; con una mirada llega hasta el otro lado. Pero cuando se le ocurra, puede engañarte a ti, con alguna argucia que tiene y que le permite mantener sus asuntos personales al abrigo de escrutinios demasiado curiosos.

Conozco a un hombre de este signo en quien este rasgo llega hasta el punto de que ha podido engañar al gobierno, que no es nada fácil. Durante toda su vida se las arregló para eludir los impuestos. La dirección Impositiva sabe de él tanto como de un nativo de Pago Pago. Consigue librarse porque es escritor. Su teléfono figura con un nombre ficticio, y jamás ha pedido tarjeta de seguridad social ni se ha sacado el permiso de conducir. Le horroriza la idea de un imaginario Hermano Mayor que le convierta en un número y se entere de todos sus secretos.

Es posible que tu Pez no sea tan neurótico al respecto, pero veces habrá en que te diga que había ido a la tintorería aunque en realidad había salido a comprar cigarrillos. ¿Por qué? No lo se, realmente. Ni él tampoco. Es una suerte de engaño leve del cual Piscis, lo mismo que Géminis, disfruta aparentemente. Mientras esté usando tirantes verdes y la gente piense que los lleva amarillos -o que no los lleva- el Pez se siente seguro, de alguna manera. Ya que así se siente feliz, déjale que tenga sus pequeños misterios. ¿Por qué hacer un escándalo por eso? Aunque sepas que no ha estado en la tintorería porque tú misma le has visto entrar en el estanco ya listos los pantalones. Cuando te conteste que el hombre le dijo que no estarían hasta el lunes, coméntale que ese tintorero es un pelma y deja las cosas ahí. Podría tener costumbres mucho peores que una pequeña ficción de vez en cuando, para mantener lubricada la imaginación, de modo que le funcione siempre bien.

No tendrá grandes arrebatos de celos o, si los tiene, como es por naturaleza un actor excelente (si se le permite que practique) pretenderá haberlos superado. Pero, con toda su cualidad tierna y poética, es un hombre, de manera que, una vez dicho y hecho todo, esperará que le seas técnicamente leal. Sin embargo, es posible que tú tengas que dominar tus celos, porque el Pez tendrá afectuosos amigos de ambos sexos y acudirá a su llamada, a veces a horas insólitas. Es sociable por naturaleza, no puede evitarlo, y es un rasgo peligroso si tú eres del tipo violentamente posesivo. Una chica Aries o Leo haría bien en perseguir algún otro rayo de luna. Piscis admira la belleza y de vez en cuando puede quedarse mirando un par de lindas piernas. Pero con un poco de esfuerzo extra, tú puedes mantener eso dentro de los límites, y tu recompensa será un encanto de marido, a la vez romántico como amante y un perfecto compañero para hablar de cualquier cosa que se te ocurra.

Cuando las rachas de soledad y depresión cubran de nubes el cielo, arroja tu delantal en el rincón, detrás del acuario, ponte un vestido amarillo y una sonrisa dorada, compra algunas entradas para un espectáculo divertido, y arráncale mañosamente de sus garras. Los Piscis son especialmente vulnerables a la sugestión. Puede ser que des unos cuantos tropezones cuando intentes enseñarle a ser económico y cuidadoso con el dinero. La gente de Neptuno, francamente, no se distingue por su buena administración del dinero (a menos que tenga ascendente Capricornio o fuertes influencias planetarias en Tauro, Acuario o Cáncer, por ejemplo). Aprenderá, pero no compliques la situación mostrándote tu dispendiosa, si puedes evitarlo. Con un solo derrochón por familia ya se avanza bastante... en la dirección del asilo de pobres. Él necesita un buen ejemplo, y es sorprendente los buenos resultados que eso da con el carácter de Piscis, de una manera parecida a ese juego que los chicos llaman “seguir al líder”. Claro, siempre que el líder sea alguien próximo a él y a quien el Pez respete. La naturaleza de Piscis es enormemente receptiva a las vibraciones que lo rodean, especialmente cuando la emoción las intensifica.

Los niños encontrarán en él un compañero divertidísimo. Lo más probable es que los lleve a pasear en bote, a nadar y a bucear. Representará con vívida gracia, en colores, a los personajes más pintorescos de las canciones infantiles. Los iniciará en teorías un tanto extrañas, les cantará algunas canciones un poco picantes o les enseñará a hacer la vertical, en el estilo yoga. Ellos le adorarán, y es posible que gracias a su excepcional capacidad para sostener un pajarillo en la mano, sin aplastarlo ni asustarlo, resulten equilibrados y bien adaptados de adultos. Tú ocúpate de las palmadas, que él escuchará sus problemitas; ocúpate de que tengan la ropa y las narices limpias, que él les tendrá mentalmente activos, y así todo funcionará perfectamente.

No desdeñes jamás los sueños de este hombre, porque no lo perdonará ni olvidará. Dale ocasión de que los convierta en realidades, ayudándole a encontrar una estrella clara y firme hacia donde dirigirse, que brille en vez de disiparse en un eclipse de sentido común. Enamorado, Piscis necesita apoyo emocional, es decir, que le brinden renovada tranquilidad y confianza, pero también que tú no busques apoyo en él por males y agravios imaginarios. Sus fervorosas esperanzas necesitan del riego de un afecto comprensivo, de modo que ofrécele el fértil suelo de una vida hogareña feliz. Aparta de las raíces esos mortíferos insectos que se llaman sermoneo y escepticismo, y un día esas esperanzas descabelladas y locas que él tiene dejarán de ser hierbas inútiles para convertirse en árboles robustos que os harán ricos, y tan altos como para poder alcanzar también tus sueños. En el corazón de Piscis la esperanza fluye eternamente. No la frustres, que si la cultivas con ternura puede inundarte de suerte a manos llenas.

Tal vez hayas leído o te hayan dicho que Piscis es el signo de los que se “deshacen” y eso puede haberte puesto nerviosa y en actitud negativa, pero no te dejes asustar. Es verdad que siempre hay en ellos una cierta tendencia en este sentido, pero tú limítate a “volver a hacerlo”, como harías con un paquete que se ha desatado. Si aseguras bien los nudos, no sucederá con frecuencia. Sírvele un sueño para el desayuno, una buena broma para el almuerzo y Chopin para la cena, y Browning para el café. Con eso serás dueña de la situación. No tengas miedo de zambullirte, que el agua está deliciosa.
avatar
Saradia
Admin

Cantidad de envíos : 655
Puntos : 1531
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 11/08/2009
Localización : En el sur

Ver perfil de usuario http://tarotestrella.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.